Ansiedad – Depresión – Duelo

Eduardo Castillo Ansiedad – Depresión – Duelo

Vive

Montaña de cajas con retos

Cada día se nos presentan nuevos retos.

Cada día la vida nos presenta nuevos retos, cambios, situaciones completamente inesperadas, como pueden ser: cambio de casa, centro de estudio, un ascenso laboral, un nuevo trabajo, nuevos círculos sociales; pasando por la separación de la pareja, desestructuración familiar, despido laboral inesperado, una enfermedad grave, hasta el fallecimiento de un ser querido. Algunas de estas situaciones son más fáciles de afrontar que otras o simplemente nos sentimos más preparados para afrontarlas de mejor manera.

Pero muchas veces estas situaciones aparecen en nuestra vida sin previo aviso y quizá no estemos en nuestro mejor momento para resolverlas con soltura, llegando a sobrepasarnos y esto puede generar estados de ansiedad. Así que sentir ansiedad de modo ocasional es una parte normal de la vida. Habrá algunas personas que nunca vivirán la experiencia de tener ansiedad, sin embargo, la gran mayoría lo experimentará al menos una vez en su vida.

Las personas que padecen trastornos de ansiedad también sufren de los conocidos “ataques de ansiedad”. Éstos son repentinos, sin causa aparente, de gran intensidad, causando miedo o incluso terror, haciendo sentir a quien lo padece que la vida se termina.

Su vida diaria se ve afectada y condicionada a su estado emocional y mental en cada momento, llegando en algunos casos a aislarse socialmente, a evitar lugares o situaciones que estén asociadas a este estado, dando lugar a otra gran problemática como lo es la depresión (link).

Algunos de los signos o síntomas de la ansiedad más comunes incluyen los siguientes:

  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Respiración acelerada
  • Sensación de peligro inminente
  • Pánico
  • Insomnio
  • Dificultad para controlar las preocupaciones o responsabilidades

Existen varios tipos de depresión y cada uno de ellos responde a diferentes causas. Tenemos por ejemplo:

  • Depresión Atípica
  • Depresión posparto
  • Depresión paterna
  • Depresión clínica
  • Depresión mayor o más comúnmente conocida como depresión crónica
  • Depresión masculina

Cualquier tipo de depresión puede hacer que la persona que lo padece se sienta triste, decaída e impedir que disfrute plenamente de la vida.

Es completamente natural y comprensible que en el momento de la despedida definitiva de un ser querido, las palabras, los abrazos, los gestos de buena voluntad no sean suficiente alivio o consuelo ante tal hecho. Es muy necesario que cada persona viva su duelo con sus recuerdos, sus emociones, su pesar y pueda despedirse a su manera del ser querido. El duelo en sí es sanador, es una terapia ante la pérdida, si se vive de manera consciente y sana.

Durante el duelo, según la psicología moderna, se viven varios estados, como son: la negación, la ira, la negociación, la depresión y la aceptación, y tienen lugar en mayor o menor grado siempre que sufrimos una pérdida.

En mis años de experiencia profesional he acompañado a muchas personas a transitar el duro momento de la despedida de un ser querido, ya sea por fallecimiento o separación. Esto me ha hecho nutrirme de herramientas poderosas que te ayudarán a devolverte el estado de equilibrio que tanto anhelas y que te puedas adaptar a la nueva realidad. Al ofrecerte mi acompañamiento pretendo transitar contigo por estos cinco estados de manera sana, liberadora, terapéutica, para que el duelo solo dure el tiempo que sea necesario para que tú puedas llegar al estado de aceptación y retomar tu vida con una nueva actitud.

Despedimos al que se va y es momento de cuidar a quien se queda.

Con mi acompañamiento podrás descubrir esta maravillosa herramienta: la “Capacidad de adaptación al medio” que ya existe en tu interior. Juntos encontraremos una manera natural para que tu cuerpo, tu mente y tus emociones, trabajen a tu favor y puedas encontrar una vía sana, equilibrada y satisfactoria, para afrontar y resolver los retos que tu vida te ofrece.

Da el paso, llama ahora, este es el momento de empezar a vivir tu vida de la mejor manera.